lun. Nov 30th, 2020

Brote de coronavirus expone las malas intenciones de algunos políticos estadounidenses

Por Shen Yi

Beijing, 05/02/2020 (El Pueblo en Línea) – El brote repentino de la nueva neumonía por coronavirus no sólo ha puesto a prueba la respuesta de China, sino que también ha destacado las actitudes y percepciones extranjeras hacia China.

Es por ello por lo que no sorprende que políticos estadounidenses como Michael R. Pompeo, secretario de Estado de los Estados Unidos, y Wilbur Ross, secretario de Comercio, hayan aprovechado la situación y expuesto la naturaleza hegemónica de su país, pletórica de extremo egoísmo e irresponsabilidad.

En una entrevista publicada el 30 de enero, Wilbur Ross declaró que si bien el emergente coronavirus en China es una «enfermedad muy desafortunada y muy maligna», cuyas víctimas merecen la empatía, también lo considera un potencial con impacto positivo para el empleo en Estados Unidos y México.

Poco después, el Departamento de Comercio, intentando un lavado de cara, emitió una declaración adicional, afirmando que estaba tratando de asumir la responsabilidad de la seguridad de las compañías estadounidenses en China e insinuó lo que denominó el «escaso historial» de Beijing para encubrir riesgos.

Además de la cuestionabilidad moral de aprovecharse de los problemas de los demás, el argumento de Ross también es insostenible a un nivel puramente fáctico.

Georges Benjamin, director ejecutivo de la Asociación Estadounidense de Salud Pública, dejó claro que sí existían riesgos reales para la salud y la vida de las empresas estadounidenses eran la proliferación de armas y un brote de sarampión de nivel nacional. Esas son fuentes de riesgo mayores que el propio nuevo coronavirus.

Además de los incidentes con armas de fuego, que han constituido un problema de larga data en los Estados Unidos, hay que recordar los 1.282 casos de sarampión reportados en todo el país desde el 1 de enero del 2019 hasta el 31 de diciembre de 2019. De hecho, el 73 por ciento está relacionado con el reciente brote de sarampión en Nueva York.

Para decirlo de otra manera, a funcionarios como Ross les resulta, en cierto sentido, imposible revertir el predominio de China en la fabricación global y atraer a los fabricantes estadounidenses de vuelta a casa. Su única esperanza reside en el nuevo coronavirus.

Pompeo afirmó que el Partido Comunista de China (PCCh) era una «amenaza», lo cual es mucho más fácil de entender: para políticos como Pompeo, sin el liderazgo del PCCh, China estará condenada y Estados Unidos podría aprovecharse de tal situación.

Los comentarios de Pompeo no son nuevos. En gran medida siguen la línea de Steve Bannon, ex asesor de campaña del presidente Donald Trump.

En un discurso pronunciado en el 2019, Bannon se destacó por articular su visión de la China ideal que representa Hong Kong antes de su regreso a la patria en el 1997, donde el pueblo chino trabajador y valiente, bajo el gobierno occidental estaba constantemente creando valor para el centro oeste de Estados Unidos.

El éxito del PCCh ha llevado a la destrucción de las esperanzas de algunos occidentales, por lo que el surgimiento de China bajo el liderazgo del PCCh es, por supuesto, la mayor amenaza a la hegemonía estadounidense.

Lo cierto es que ningún orden hegemónico puede durar largo tiempo. Los gustos de Ross, Pompeo y Bannon lo saben mejor que nadie. Son conscientes de las limitadas oportunidades y el tiempo disponible para intentar reprimir el ascenso de China.

Como resultado, los sentimientos de ansiedad dominan sus corazones y sus inesperados comentarios se convierten en la manifestación externa de sus emociones internas, las cuales ocasionalmente se van de control.

El surgimiento de China, un país de gran tamaño, bajo el fuerte liderazgo del PCCh es un imparable proceso histórico.

Si bien en el camino habrá pruebas de fuego, incluido este nuevo brote de coronavirus, China atesorará la victoria final. Cabe recordar un conocido axioma: lo único a lo que hay que temer es al miedo mismo. En cuanto a los políticos estadounidenses con malas intenciones, el tiempo demostrará su derrota y la historia registrará su deplorable falta de virtud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *